Los Latidos del Corazón

   Me apetecía escribir esta entrada sobre el corazón ya que me parece una “máquina portátil” fascinante, que no necesita actualizarse a la nueva versión de ios o android,  que es imprescindible, y que aunque todos vengamos con uno de serie, no tantas personas conocen como funciona realmente. Además este post me va a venir como anillo al dedo ya que en futuras entradas pretendo hablar de los marcapasos y los ECG (Electrocardiogramas), y vendrá bien tener unos conocimientos básicos del funcionamiento del corazón.

 Anatomía

   El corazón tiene aproximadamente el tamaño de un puño y se encuentra alojado entre la tercera y la sexta costilla, en el centro de la cavidad torácica. Está formado por tres capas: la exterior, denominada pericardio, la media, que es el miocardio o el corazón propiamente dicho, y la interior, denominada endocardio y que recubre, haciendo lisas, las cavidades.

   Su función es la de bombear la sangre, para llevar el oxígeno y los nutrientes a los diferentes órganos del cuerpo. Esta función la realiza a través de un sistema cerrado de “tuberías”: los vasos sanguíneos.

   El corazón está compuesto esencialmente por tejido muscular (miocardio) y, en menor proporción, por tejido conectivo y fibroso. Está dividido en cuatro cavidades, dos a la derecha y dos a la izquierda, separadas por una pared intermedia. Las dos cavidades superiores se denominan aurículas y las dos inferiores ventrículos. Cada aurícula se comunica con el ventrículo que se encuentra debajo mediante un orificio que puede estar cerrado por una válvula (llamadas tricúspide y mitral). Las cavidades izquierdas no se comunican con las derechas en el corazón.

Funcionamiento

   El flujo de sangre a través del corazón es continuo, el corazón siempre realiza los mismos movimientos al bombear la sangre, lo que se denomina ciclo cardíaco, que dura aproximadamente unos 750 ms. Supongamos que somos un glóbulo rojo de la sangre, vamos a ver la trayectoria que seguiríamos en el paso por nuestro corazón:

  1.  La sangre llega al corazón, a la aurícula derecha, a través de las dos venas cavas (superior e inferior), que recogen la sangre, ya desoxigenada, que ha pasado por los diferentes órganos de nuestro cuerpo.
  2. De la aurícula derecha la sangre pasa al ventrículo derecho a través del orificio aurículo-ventricular con la válvula tricúspide abierta, eso lo hace mientras el ventrículo se dilata y empiezan a llenar sus cavidades (diástole), etapa que dura unos 480 ms. Al final del período diastólico se produce la contracción de la aurícula derecha, que sirve para completar el llenado ventricular.
  3. Una vez llenado el ventrículo derecho la válvula tricúspide se cierra, por lo que el retorno de sangre se ve impedido, no pudiendo refluir hacia las aurículas. Tras esto se inicia ahora la contracción del ventrículo (sístole), etapa que dura unos 270 ms. Cuando la presión en el interior del ventrículo derecho es mayor que la existente en la arteria pulmonar, se abre la válvula pulmonar y la sangre sale por la arteria pulmonar hacia los pulmones donde se oxigena, terminando así un ciclo cardíaco.
  4. Una vez la sangre es oxigenada, se lleva a través de las venas pulmonares a la aurícula izquierda, donde, en otro ciclo cardíaco, se realizan los mismos movimientos de diástole y sístole que se han descrito para el lado derecho, saliendo ahora la sangre oxigenada por la arteria aorta para hacerla circular hasta los órganos de nuestro cuerpo. Esta sangre será recogida por las venas cavas hasta volver a entrar por la aurícula derecha, repitiéndose el ciclo.

   He de decir que los términos de diástole y sístole están referidos a movimientos en los ventrículos. Se puede hablar también de diástole y sístole auricular pero al ser estos movimientos de menor intensidad, no lo he nombrado por no complicar más la explicación. Estos ciclos cardíacos nos dan lugar a una serie de conceptos que nos suenan a casi todos, pero que a veces no sabemos del todo lo que significan:

 – Frecuencia Cardíaca (FC): número de ciclos (pulsaciones) por minuto (entre 60-80 para una persona normal), esta frecuencia varía según las necesidades del organismo. Se puede calcular nuestra FC máxima mediante la fórmula de Karvonen: 220 – edad. Con un error de +/-10.

– Gasto Cardíaco (GC): es el caudal de sangre que expulsa el corazón y se expresa en volumen/minuto (VM). Para conocer el volumen por minuto necesitamos conocer el volumen sistólico (VS) que es la cantidad de sangre que expulsa el corazón en una sístole. De 140 ml que hay en un ventrículo, salen 70 ml, lo que quiere decir que se vacían hasta la mitad de su contenido con cada latido del corazón, dejando un volumen de reserva cardiaca. Por tanto, en un adulto en reposo, el volumen sistólico es por término medio de 70ml/latido y la frecuencia cardíaca de 70 latidos por minuto. Esto da lugar a un gasto cardíaco medio de:

Es un gasto considerable, aunque durante un ejercicio intenso el gasto puede llegar a los 20 litros/min.

– Presión Arterial: es la fuerza ejercida por la sangre contra las paredes internas de los vasos sanguíneos, por lo que será mayor durante la sístole que durante la diástole. Se representan mediante dos valores que todo el mundo conocemos, comúnmente, como tensión alta y tensión baja. Los valores normales serán 12 – 8, esto significa 120 mm de Hg (sístole) – 80mm de Hg (diástole). Cuando se tiene menos hablamos de hipotensión y si es mayor se denomina hipertensión. Si comparamos estas presiones con la atmosférica (760 mm Hg) es bastante menor, pero más que suficiente para repartir la sangre por nuestro organismo.

   Debido a la proximidad entre los pulmones y el corazón, el lado derecho va a trabajar como una bomba de baja presión para llevar la sangre hacia la circulación pulmonar, en cambio el lado izquierdo hace la mayor parte de su trabajo a una alta presión, para así poder conducir la sangre a los extremos más alejados del organismo. Debido a estas mayores presiones las arterias tienen mayor tejido elástico y mayor grosor que las venas, ya que estas soportan menos presión ya que la sangre ya ha recorrido todo el cuerpo y sus paredes son más finas. Los capilares se encargan de llevar la sangre a los tejidos y unir arterias y venas.

   Como se ha comentado, la función del corazón es mandar la sangre con oxígeno y nutrientes al organismo pero el propio corazón también necesita tener su propio riego sanguíneo.  Pues bien, esto lo consigue mediante las arterias coronarias que parten de la aorta ascendente y la sangre, tras desoxigenarse en los tejidos del corazón, es recogida por las venas coronarias que desembocan en el seno coronario que vierte a la aurícula derecha.

Actividad Eléctrica

   Como todas las bombas, el corazón necesita una fuente de energía para poder funcionar. Esta acción de bombeo del corazón proviene de un sistema integrado de conducción eléctrica. El órgano es autónomo para producir sus propias contracciones.

   El impulso eléctrico del corazón se genera en el nódulo sinusal o sinoauricular mediante una serie de mecanismos celulares complejos en los que no vamos a entrar. El nódulo sinusal está localizado en la zona de la aurícula derecha del corazón, en condiciones normales, genera un estímulo eléctrico cada vez que el corazón late (de 60 a 80 veces por minuto). El impulso eléctrico viaja desde el nódulo sinusal hasta el nódulo auriculoventricular (AV), donde se retrasan los impulsos durante un breve instante para permitir que pase la sangre a los ventrículos. Tras esto el impulso continúa descendiendo a través del haz de His hacia los ventrículos. El haz de His se divide en las vías de conducción derecha e izquierda para llevar el estímulo eléctrico a los dos ventrículos. Cada contracción de los ventrículos representa un latido. Las aurículas se contraen una fracción de segundo antes que los ventrículos para que la sangre que contienen se vacíe en dichos ventrículos antes de que éstos se contraigan. Se ha de comentar también, que esta actividad eléctrica del corazón puede detectarse con electrodos colocados en o sobre el cuerpo. Las formas de onda de estas tensiones se denominan electrocardiogramas (ECG), de los que se hablará en otra futura entrada.

   A modo de Resumen de todo lo que se ha intentado explicar anteriormente, os coloco el enlace a un video, que he subido a youtube, sobre el funcionamiento del corazón, por si ha quedado alguna duda. Pd: lo mejor son los movimientos y pintas que me lleva el “tenista” (min 3:26)

Curiosidades

– Las pulsaciones cardíacas se inician mucho antes del nacimiento, en el embrión de unas 5 semanas. Mientras somos fetos la sangre oxigenada nos llega por el cordón umbilical, no desde los pulmones como ocurre cuando nacemos. Por eso se establece un cortocircuito o shunt que comunica el corazón izquierdo con el derecho y hace que la sangre no se bombee a los pulmones, que mientras tanto están madurando.

– El corazón de una persona late unas 100.000 veces al día (trasegando 7056 litros/dia), más de 36 millones de veces al año (más de 2,5 millones de litros/año), y más de 2.700 millones de veces a lo largo de una vida media (75 años), habiendo bombeado, a lo largo de una vida, unos 193 millones de litros de sangre, ¡un disparate!

– Los típicos sonidos “tu tun, tu tun” del corazón son provocados por las válvulas cardíacas cuando éstas se cierran y se abren.

– 96.000 kilómetros ocuparía todo el sistema de vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) que irriga de sangre tu corazón al bombear, como dos veces la vuelta a la circunferencia de la Tierra.

   Se podría entrar en detalle en muchas cosas sobre el funcionamiento del corazón pero creo que son más que suficientes para conocer su funcionamiento. Espero que la entrada haya resultado interesante y que os pueda ayudar a conocer mejor este interesante órgano, que repite su ciclo de funcionamiento unas 2700 millones de veces a lo largo de su vida, lo que lo convierte sin duda en una “máquina” casi perfecta. Por último, comentar que este no es un tema que yo controle en exceso, aunque me parece muy interesante el funcionamiento de cada una de las partes de nuestro cuerpo, por tanto como en casi todo: “Hace más el que quiere, que el que puede”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ingeniería Biomédica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los Latidos del Corazón

  1. Es increíble tal perfección.
    Pienso, y está claro, que los humanos no nos damos cuenta de lo maravillosos que somos.
    ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s